28 Feb 2017

Tigres jugando con un dron

Por Fabiola

Viral se ha hecho un video en que se ve un grupo de tigres que persiguen, jugando, un dron en un paisaje nevado. Las personas han compartido el video en diferentes redes sociales, sonriendo ante la curiosidad y "simpatía" de los felinos. Sin embargo, al ojo de personas sensibles ante el maltrato, ese video despierta muchas sospechas: ¿qué hace un grupo tan numeroso de tigres en un recinto vallado? Diferentes medios, como el Washington Post y la TV Central de China, revelan la realidad: los animales habitan en el Harbin Siberian Tiger Park, una granja de tigres ubicada en la provincia de Heilongjiang, China. La granja es una de las más grandes del país y aloja a centenares de tigres, así como leones, linces y otros grandes felinos. Dicha granja está involucrada en el tráfico de vino de huesos de tigre y otras partes de estos animales. 

Una investigación realizada en 2014 en Harbin Park y en otra granja en la ciudad de Guilin, reveló que los tigres eran mantenidos "en condiciones deplorables. En ambas ciudades, los comerciantes vendían vino de huesos de tigre, a pesar de que en 1993 se prohibió por ley la venta de productos de huesos de tigre, ya fueran domesticados o salvajes." Dichos parques son imagen de atracción para turistas y se hacen lucir como centros de conservación y el gobierno chino ha sido acusado de hacer vista gorda a la venta ilegal de productos de tigre que se producen en estos sitios. El mismo parque, cuyo programa de crianza de tigres recibe subvenciones estatales, vende "licor vigorizante de huesos", de acuerdo a un informe del Washington Post de 2015. El parque declara que el vino se fabrica sólo con partes de los tigres que mueren por muerte natural. Los defensores de los animales están preocupados pues la existencia de oferta aumenta la demanda, lo que pone en peligro la vida de los felinos. La Convención Internacional de Comercio de Especies en Peligro (CITES, por sus siglas en inglés), prohibió las granjas de tigres, por esos motivos, en 2007.

El problema no es sólo la cautividad, pues además del vino se comercializan las pieles, lo que aumenta la demanda de los consumidores. Así lo denunció Grace Ge Gabriel, del International Fund for Animal Welfare (IFAW), en el año 2015. Existen en China unos 5.000 tigres cautivos en granjas, mientras que en el medio silvestre siberiano apenas quedan dos docenas, estimó la administración china (China's State Forestry Administration) en 2013. Por otra parte, dichas granjas están bajo la mira por prácticas insensibles y que mal educan a la población: en ellas, como en un show diario, son los mismos turistas los que arrojan pollos y otros animales vivos a los tigres, para verlos devorarlos como presas. En otras granjas, se mantienen estos animales para proveer entretenimiento y carne fresca para las personas afluentes que quieren consumirla.  Otra granja famosa, la Xiongsen Bear and Tiger Mountain Village aloja centenares de tigres en malas condiciones, heridos y mutilados. También son usados en actuaciones en el "Teatro de los Sueños" del parque, que hace actuar a osos, burros y cabras, al son de los látigos de sus "entrenadores". El parque no permite que se tomen fotografías.

"La ley de animales silvestres en China tiene muchos problemas", declara Toby Zhang, investigador de Animals Asia Foundation, pues "promueve que las personas críen tigres y otros animales para usar sus partes y venderlas." Los portavoces de la administración pública declaran que ya que los tigres enfrentan la extinción, tanto en China como en otros lugares de Asia, las granjas ayudarían a aliviar la presión existente para los animales que viven en libertad. Pero las investigaciones demuestran lo contrario: "Si analizas la situación del sudeste asiático, encontrarás que los países que tienen granjas de tigres tienen menos tigres viviendo en libertad, que los países que no las tienen", declara Debbie Banks de la Environmental Investigation Agency (EIA). La población de tigres en China ha caído desde un estimado de 4.000 animales (1940) a unos 20-50 animales en la actualidad. Operadores turísticos locales describen la granja Harbin Siberian Tiger Park como "un excelente lugar para los turistas que aman las actividades emocionantes", pues pueden comprar gallinas, patos e incluso vacas para alimentar a los tigres. "Los empleados del parque dejarán a los animales libres entre los tigres, y los visitantes podrán ver escenas únicas de los tigres devorando a sus presas." Una visita a los parques muestra que los más de 500 tigres del parque son mantenidos en jaulas pequeñas, sucias con sus excrementos. Expertos en animales silvestres declaran que las condiciones de este parque son peligrosas no sólo para los animales, sino también para los visitantes y los trabajadores del lugar. Un artículo del McClatchy Bureau revela que el parque ni siquiera es rentable: el número de visitantes no cubre los costos de criar y mantener a los tigres. Los investigadores de la EIA indican que el dinero sale de la venta de la pieles de tigre, el vino de huesos y otros productos que llevan prohibidos en China unos 20 años. De acuerdo al artículo, los huesos de tigre alcanzan un precio de 1920€ (2090 USD) por kilo y las botellas de vino de hueso de tigre se venden desde unos 95€ (100 USD) a 800€ (850 USD) cada botella. 

La demanda de productos de tigre viene de la medicina tradicional china y sus seguidores, principalmente personas mayores en el mismo país, indica Xie Yan, zoóloga y profesora de la Academia China de Ciencias en Beijing. "Los chinos consideran al tigre como el animal más fuerte del mundo, por lo que si consumes sus partes, adquirirás esa fuerza." Para algunos expertos en animales silvestres, es cuestión de tiempo que las granjas de tigres cierren en China. Peter Li, consultor de la Humane Society International (HSI) dice que la opinión pública en China está cambiando y condenando la explotación de tigres, osos y otros animales.

La Academia de Ciencias de China ha trabajado durante años para pedir al Congreso Nacional que endurezca las leyes de bienestar animal, para terminar con la explotación de tigres y otros animales en el país. Xie declaró en el artículo que estaba esperanzada en que dichas leyes se aprobaran en un plazo de dos años... que ya se cumplieron y hoy podemos ver las imágenes virales del video de los tigres y el dron.

 

 

Es importante difundir esta información. No hay nada de tierno, lindo ni entretenido en un video que esconde tanto maltrato y falta de respeto por los intereses de estos animales, que comercian con sus cuerpos y les someten a una vida de abusos. Ya basta.

Fuentes: The Washington Post, McClatchy Bureau. Fuente imagenes: RT.

Opinar